Los siete pecados Capitales en Twitter

El precio de la fama implica muchas veces la pérdida de la privacidad. Los famosos de toda la vida suelen decir “Mi público que tanto me quiere y a quien tanto debo” y al que efectivamente tanto le deben que para mantener viva la llama de sus admiradores son capaces de abrir puertas y ventanas de su intimidad.

Twitter nos han dado la oportunidad de escalar parcelas de popularidad antes solo posibles para unos pocos en el mundo analógico. Es posible tener una visibilidad Internet sin ser una estrella del deporte, de la TV, o del arte, pero la condición humana nos puede traicionar y se puede pagar un precio excesivo por la fama.

En la carrera hacia la popularidad en Twitter vamos a sufrir las mismas tentaciones que en el mundo real y podemos caer en los siete pecados capitales:

  • Soberbia: Satisfacción y envanecimiento por la contemplación de los propios tweets con menosprecio de los demás
  • Avaricia: Afán desordenado de poseer y adquirir nuevos seguidores
  • Lujuria: Vicio consistente en el uso ilícito o en el apetito desordenado en la creación de perfiles en varias redes sociales para reenvío de tweets
  • Ira: Indignación o enojo a la hora de tuitear
  • Gula: Apetito desordenado a la hora de alimentar el TL con los propios tweets o los RTs de otros
  • Pereza: Negligencia, tedio o descuido en atender la cuenta Twitter
  • Envidia: Tristeza o pesar de los seguidores ajenos

Estas debilidades son conocidas por astutos creadores de servicios como Klout y foursquare que con cánticos de sirena nos atraen a sus servicios ofreciéndonos premios si entramos en el juego.

Ambos servicios nos incentivan mediante puntuaciones a entregarles mucho más de lo que nos ofrecen. Nos fomentan la competitividad haciendo que nos comparemos con otros (envidia). Nos incitan a abrir todos nuestros perfiles en redes sociales a fin de que aumentemos nuestra puntuación (soberbia) o a una actividad compulsiva (lujuria y gula). El resultado es que nos vampirizan los datos a cambio de nada.

En esta era del Big Data debemos ser conscientes de lo que valen nuestros datos y evitar que nos den el timo de la estampita.

Si te ha gustado, ¡compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Gracias Isabel. Todo negocio (analógico o digital) se basa en explotar las debilidades humanas y deberíamos ser conscientes de ello. Espero que esta reflexión ayude a tomar conciencia de que nos están explotando.

  2. Clara Isabel López dice:

    Buen articulo, original planteamiento para destacar la importancia del sentido común, también en las redes sociales.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.